Oración para empezar el día

El Salmo dice: Dios es nuestro refugio y fortaleza, por eso te ofrecemos esta oración para empezar el día.

Oración para empezar el día

Un nuevo comienzo te ofrecemos la Oración para empezar el día

El siempre está dispuesto a ayudarnos en los momentos difíciles por eso no tendremos miedo con la ayuda de esta oración para empezar el día; aunque la tierra sufra cambios y las montañas se precipiten al fondo del mar; aunque la tierra se ponga roja; los mares agiten sus olas y las montañas tiemblen a causa de su furor.

Padre declaró en el nombre de Cristo Jesús que soy más que vencedor por medio de aquel que me ama; el temor no tiene lugar en mi vida.

Oración de protección contra el enemigo en este nuevo día

El enemigo no tiene arte ni parte para venir a destruir tu propósito de bendición y éxito sobre cualquier situación por la que esté pasando; tu garantizas para mí una victoria asegurada en medio de mis desafíos; mis problemas, mis enfermedades, mis finanzas, mi dolor y toda opresión.

Gracias por ser ese refugio y fortaleza en este momento brindandome tu ayuda y tu sustento.

Aunque mi panorama no parezca el ideal y los cambios atemoricen mi vida y parezca derrumbarse; aunque la realidad quisiera aplastarme; la firmeza de tu palabra afianza la movilidad de mi corazón.

Hermosa oración al Padre

Soy un hijo del rey, heredero de Dios y coherederos con Cristo; todo lo que yo haga prosperará.

El Señor me ha hecho abundar en bienes; soy alguien que da; no alguien que pide prestado; soy cabeza y no cola; estoy encima y no debajo; estoy seguro que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo porvenir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada podrá separarme del amor de Dios.

Señor mío y Dios mío, tú dices a través de este Salmo que estás dispuesto a ayudarme en los momentos difíciles.

Han sido días duros llenos de dificultades, de problemas, de situaciones adversas y preocupaciones, pero aún así tú me sacas de todo lodo cenagoso; sacias de bien mi alma y me rejuvenecees como el águila en tiempos de tempestad.

Afirmo como el salmista, hubiese yo desmayado si no creyera que veré tu bondad en esta tierra.

Lléname de tu gozo pues eres mi fortaleza y así estaré más tranquilo y listo para dar lo mejor de mí; creo en ti y confío en tu ayuda y sé que tu mano me sigue y todo caos se estabilizará y permitirás que las circunstancias se pongan a mi favor.

Gracias por ayudarme a continuar en la batalla; sabes que tengo muchos deseos de estar contigo y encontrar una esperanza que me infunde aliento en medio de mis problemas en esta oración para empezar el día.

Por la fe en tu hijo amado Jesucristo recibo de antemano todas tus bendiciones y los planes de bien que declaran tu palabra; los cuales traerán un futuro y una esperanza. Con esa seguridad viviré!!!. Un río riega de alegría con sus corrientes la ciudad de Dios; el santo lugar donde habita el altísimo.

Protección a la ciudad donde vivimos por medio de la oración para empezar el día

Dios está en medio de esa ciudad y no será removida al amanecer; Dios la ayudará; hay agitación en las naciones y los reinos se tambalean, el deja oír su voz y la tierra se derrite.

El señor todopoderoso está con nosotros; El dios de jacob es nuestro refugio; Señor tú habitas en tu lugar y en la habitación de mi corazón; permaneces cada día a los acontecimientos que salen a mi encuentro; las noticias que leo, el tiempo que me espera, y el estado del alma que se apodera de mí; tú preparas mi heredad y traes seguridad y protección al lugar donde me encuentro.

Derrivas a todo gigante y haces que ante ti se doble toda rodilla y confiesen tu nombre; tú me entregas mi viña día a día; enséñame arar la tierra, a dominar esos estados del alma, a tratar a los que encuentro, a sacar provecho de todos los acontecimientos que tú me envías; quiero aprovechar el tiempo con fe y alegría sin desanimarme ni desconfiar nunca, pues dejas oír tu voz en esta oración para empezar el día.

El mundo es bello porque tú lo has creado para mí y me garantiza el refugio; gracias por este mundo, por esta vida, por esta tierra y por este tiempo; gracias por mi vida Señor; el Dios de Jacob es mi refugio, tú caminas conmigo nada temo, me proteges con tu inmenso poder; me tomas y me das fuerzas para enfrentar cualquier dificultad; me animas teniendo la plena seguridad que tú Dios, eres victorioso.

Oración para empezar el día por el camino de la vida

Por eso camino seguro en este día; porque tu vas a mi lado; confío plenamente que tu eres mi protector y en este día, me llevas de la mano para que mi pie no tropiece y pueda enfrentar la vida con sus dificultades y limitaciones.

Te pido que restaures mis fuerzas desgastadas por las preocupaciones y la angustia; Señor quiero que tu espíritu esté sobre mí que se cumpla tu palabra hoy en mi vida, para experimentar que repara mi ánimo desgastado por los problemas.

Activo tu lindage de protección alrededor de mi mente, pensamientos, sentimientos y voluntad para que ellos no me jueguen una mala pasada; haciéndome creer que esta prueba traerá destrucción y no bendición; pues tu palabra dice que para los que amamos a Dios todas las cosas nos ayudan a bien.

Dios sigue hablándonos a través del salmo y dice dejen de pelear y acepten que yo soy Dios yo gobierno a las naciones y controló al mundo entero; el Señor Todopoderoso está con nosotros.

Hoy dejó de pelear por lo que a ti te pertenece y por lo que ya venciste por mí; tu interes es que yo deposité mi confianza en el Dios de Jacob; aquel que me da refugio y que desea y anhela mi alma.

Agradecimiento

Gracias por brindarme esa ayuda desde lo alto, gracias por querer llenar mi corazón de tu paz la cual sobrepasa todo entendimiento; guarda mi corazón y mis pensamientos en Cristo Jesús.

Tú me prometes que al buscar primeramente el reino de Dios y su justicia las demás cosas vendrán por añadidura; suelto todo peso que en mi acedia y que no me deja vivir feliz; para disfrutar de tu propósito divino.

Permíteme Señor ver tus obras, las maravillas que realizas a mi alrededor, en este día; las grandes manifestaciones de tu amor de tu bondad de tu presencia en mi vida. Hoy dispongo mi vida para que vengas a reinar en mi corazón; aquí estoy mi Dios para hacer tu voluntad; bendito Dios que me renuevas por tu palabra y tocas mi corazón para que camine en tu voluntad.

Oración final

Termino mi buen Dios entendiendo que de la preocupación, la desesperación y el afán solo me lleva a empeorar mis circunstancias; mi corazón se alegra en tu presencia entregandote todo lo que no está a mi alcance solucionar; por eso afirmo como el profeta; que aunque la higuera no dé fruto, ni la viña produzca uvas; aunque la cosecha del olivo se dañe y los campos no produzcan alimento, aunque no haya ovejas en el corral; ni vacas en el establo, así y todo yo me alegraré en el Señor el Dios que me salva; el Señor Dios que me fortalece.

Afirma mis pies como los de un venado para que yo camine en las alturas.

Es la confianza en Dios la que me tiene que alentar y hacer que crea que puedo salir adelante; no las apariencias ni los problemas de la vida, amén.

Deja tu opinión